diumenge, 5 de desembre de 2010

¡Ven a bailar si tienes huevos!

"I love Lucy" (181 episodios, 1951-1957) no es solamente la definición de una sitcom canónica, es la madre de todas las sitcoms. Lucy es una ama de casa que quiere convertirse en una estrella del espectáculo. Toda la comicidad de la serie surge, por un lado, de Lucy revelándose contra su condición de mujer encorsetada y, por otro, de las circunstancias que al final la doblegan y provocan que vuelva al statu quo.

El desarrollo en el espacio doméstico es fundamental para que la sitcom funcione como reflejo de la sociedad. De hecho, todas las sitcoms que conocemos pivotan sobre un núcleo familiar, aunque éste se manifieste de muy diversas formas (no es lo mismo “Matrimonio con hijos” que “Dos hombres y medio”) o se reconvierta en un núcleo de amigos (Seinfeld, Friends, How I met your mother, etc), o de trabajo (Faulty Towers, The Office, The IT crowd, etc).

La perspectiva cómica de Lucille Ball es la de “no puedo hacer nada”, y se ve intensificada por su tierno defecto, la impulsividad, y frustrada por otro de los defectos más divertidos de la comedia, la “patosidad” en el momento de poner en marcha sus planes.

La revolución contra el stablishment está en el corazón y en el cuerpo de esta heroína de la vida cotidiana. De ahí nace la base de su humor, de la relación de los movimientos de su cuerpo con el espacio, reminiscencias del teatro de vodevil y el slapstick (la comedia física).

Aquí os dejo la escena que ha cosechado las risas en directo más duraderas de la historia de la televisión.


La actriz principal y estrella del show, Lucille Ball, precisamente fue una maestra de la comedia física, y el cara a cara en el juego de espejos con Harpo Marx es un buen indicador de ello (en este link le precede el sketch de Groucho).


Fue una serie pionera y planteó mecanismos universales de humor con los que seguimos riéndonos. También destacó en la estética, imponiendo la forma de grabar (con tres cámaras) de los 70. En esa época primaba la grabación como en un teatro, por eso había un público para las risas en directo, para hacer del humor una actividad colectiva.

La serie de televisión recibió 31 nominaciones ( 20 “Emmys”, 10 “TV Land Award” y un Directors Guild of America Award”), de las cuales ganó siete de ellas (cuatro “Emmys” y tres “TV Land Award”). Fue líder de audiencia durante sus 6 temporadas.